discos del mes

2022

BIZNAGA. BREMEN NO EXISTE

BIZNAGA. BREMEN NO EXISTE

Los Biznaga están de vuelta con “Bremen no existe” su nuevo LP, el primero bajo el paraguas de Montgrí, sello creado por los componentes de Cala Vento que antepone la filosofía DIY (Do It Yourself) con la que los madrileños se sienten perfectamente identificados, pues si algo les caracteriza es hacer siempre lo que les da la gana.
En este caso el cuarteto se acerca más que nunca al pop, con canciones más melódicas y ritmos menos agitados. Además, y por primera vez, han grabado con preproducción y claqueta de forma que todo suena menos agresivo y más cálido, gracias también al aporte de las acústicas incorporadas como sustento e incluso unos teclados, elevando el nivel de producción del disco. Desde luego no es un disco de punk al uso pero nunca lo podremos catalogar de pop como tal (quizás “agit-pop” como ellos lo han bautizado en alguna entrevista), pues se mantiene la esencia y actitud punk así como la garra y la mala leche características de los Biznaga. Gracias a todo esto, y sin proponérselo, conseguirán acercar su potente discurso al gran público.

ROSALÍA. MOTOMAMI

ROSALÍA. MOTOMAMI

Lo bueno de escribir sobre uno de los lanzamientos del año—sino “EL” lanzamiento—dos semanas después, es, desde luego, que la perspectiva de la repercusión es mucho más interesante. Lo malo, es que, ¿qué más se puede añadir que no se haya dicho ya?

Rosalía Vila, lanzaba el pasado 18 de Marzo su tercer disco de estudio, Motomami (Columbia Records, 2022), tras tres años trabajando en el proyecto que sigue a su éxito de público y crítica, El Mal Querer (Sony Music, 2018). Tres años en los que la catalana ha vivido una (in)esperada fama mundial, un traslado casi forzoso a Miami, su irrupción en la industria y en el business americanos, una pandemia, un confinamiento, una nueva y sonada relación sentimental… Motomami es el resultado de todo ello, combinado con todo lo que ya conocíamos de ella: su libertad creativa, su amor por la tradición y el flamenco, y sobre todo, su obsesión con el riesgo y la experimentación.

EGON SODA. BELLAURORA

EGON SODA. BELLAURORA

Todo empezó con Egon Soda. Quizás esté mal planteada la frase, pero cuando se habla de una superbanda, donde se reúnen grandes músicos, siempre entra en escena Egon Soda, pero la banda nació en la unión de tres compañeros de instituto a finales de los 90, cuando las superbandas eran otra cosa. Este es el quinto, la estructura se repite, pero las formas no. Ahora el disco es diverso. Como ellos mismos dicen, es un disco hecho por amigos y eso es lo que pasa cuando las cosas se hacen así, con corazón, con cariño y sobre todo, con mucho gusto. Sin implicaciones de terceros, sin carreras, sin imposiciones.
La voz desgarrada de Ricky Falkner se llena con las letras de Ferran Pontón, preciosas y precisas, delicadas, puntada a puntada, para hilvanar cada canción, una a una, para hacer un conjunto compacto y diverso, con alma individual. Y con el remate de una banda de las mejores que tenemos en nuestro país. Suenan muy ricos, con mucho colorido, con una firmeza inusitada. Se han saltado los géneros.

LEÓN BENAVENTE. ERA

LEÓN BENAVENTE. ERA

Esperábamos el milagro sin mucho más que hacer y parece que está volviendo a cristalizarse. León Benavente vuelven a la carga con su cuarto trabajo de larga duración. Lo hacen desde el palacio que han ido construyendo, ladrillo a ladrillo, al borde de la ribera y que les permite otear la escena nacional desde una posición tan privilegiada como merecida.
En los tiempos en los que reina la deglución compulsiva de singles. En los que todo y casi todos se venden, los cuatro leones, siguen cultivando el noble arte de la cuidadosa manufacturación de un disco con la loable intención de convertirlo en una obra que se escuche de principio a fin, sin dejar al azar el orden de los cortes.

VETUSTA MORLA. CABLE A TIERRA

VETUSTA MORLA. CABLE A TIERRA

Siempre que aparece algo nuevo de Vetusta Morla, un sencillo, una banda sonora o un disco, se convierte en un refugio al que acudir. Ahora, en estos tiempos, Cable a Tierra, su quinto álbum de estudio, si no contamos MSDL-Canciones dentro de canciones, se antoja más cálido y reconfortante que nunca.
Una conexión con nuestro pasado, con nuestros anclajes, con nuestros himnos, con nuestro folclore, eso es Cable a Tierra, el enésimo salto mortal de los de Tres Cantos. Pensándolo bien, es algo diferente a un salto mortal, saben muy bien donde van a caer, osea que es un salto arriesgado con la seguridad del que se sabe la lección porque no ha dejado de estudiar a lo largo de los años.

más discos del mes en revistaindie