Toledo, 31 de enero de 2020. Sala Pícaro

La soledad es muchas veces descorazonadora. Te hace pensar, te hace hablar con tu interior y demostrarte que puedes superar todos tus males. Pero también te impide enseñar a los demás tus logros, la superación de tus límites. Ricardo Vicente se presentó en el Pícaro, cantó y tocó sus temas y algunos de los demás, Algora incluido, y se marchó hacia su siguiente parada. Entre medias demostró que tiene una de las voces más bonitas del territorio independiente. Y también que un filósofo es capaz de envolver sus pensamientos y contarlos sin problema a un público que no conoce. No solo de música vive el hombre, y sus relatos y explicaciones nos encandilaron en lo que no nos hubiera importado que hubiera sido una larga velada. Una pena que el aforo, una vez más, no acompañe en una sala mágica, que cuenta otra vez más una noche para recordar en esa agenda que aumenta en calidad mes a mes. 

Fernando Tello

Fernando Tello

Redactor & Photo